La verifica del correcto funcionamiento del sistema de riego por goteo es un paso indispensable para garantizar el buen funcionamiento a largo plazo.

Para diagnosticar posibles problemas de funcionamiento deben realizarse algunas lecturas de referimiento de los manómetros y de los medidores de caudal, dado que, muchas veces, una parte significativa del sistema de riego se entierra. Las lecturas se realizan tras haber comprobado el correcto funcionamiento de los componentes del sistema y permiten identificar específicamente los problemas y de resolverlos rápidamente.

Para efectuar la lectura de referencia del sistema es necesario registrar los valores de todos los manómetros y de los medidores de caudal anteriores y posteriores de las bombas, válvulas de control de las tuberías en superficie, de entrada y salida de las cintas o de alas goteadoras.

Descubre nuestro tool gratuito para el riego por goteo

Los parámetros principales de analizar son:

  1. caudal del sistema de riego por goteo: conocer el caudal del sistema nos permite de decidir la correcta división del sistema de riego. El rango de valores en los que debe situarse el caudal del sistema de riego por goteo es entre 30 l/min y 200 l/min en función a las características del sistema y de las necesidades hídricas de la zona de regadío. Además, conocer el caudal permite, considerar el diámetro de los tubos, de calcular la velocidad del agua en el sistema (expresada en metros por segundo): mayor resulta ser la velocidad del agua dentro del sistema de tubería y mayor serán las pérdidas de carga que pueden comprometer el correcto funcionamiento del sistema. Conviene, a este propósito, mantener una velocidad del agua menor de 3,5 m/s;
  2. presión de la bomba: garantiza el movimiento del agua dentro del sistema. Las bombas más comunes en los sistemas de riego por goteo tienen carga comprendida entre los 3 y los 6 bares;
  3. presión de entrada al filtro: proporciona una indicación importante de la fuerza con la que el agua a filtrar es empujada hacia adentro del sistema de filtración. Comprobar que la presión de entrada al filtro sea conforme a las especificaciones proporcionadas por el diseñador del sistema, nos permite verificar el correcto funcionamiento del sistema de filtración;
  4. presión de salida al filtro: permite comprobar las pérdidas de presión sufridas por el agua durante el paso a través del filtro. Cuando la diferencia entre presión de entrada al filtro y presión de salida es demasiado marcada, deben adoptarse adecuadas operaciones de contra-lavado para no afectar al funcionamiento del sistema;
  5. presión de salida de la válvula de control principal: proporciona una indicación media de los valores de presión del agua a nivel sistémico de toda la instalación.

 Un consejo para evitar estos problemas consiste en seguir las especificaciones indicadas por el proyectista del sistema a fin de evitar las caídas de presión.

Una indicación importante sobre el correcto funcionamiento de base del sistema nos es dada por las aguas de purgación salientes del filtro. Si el agua está limpia y no presenta residuos de arena o de tierra significa que tanto el sistema de filtración como la válvula de contra-lavado están funcionando correctamente.

Una vez realizadas la lectura inicial de base indicada, será necesario verificar el funcionamiento de todos los demás componentes observando la presión de entrada y de salida de las válvulas, de la cinta y la apariencia de las aguas de purgación de las líneas. Por último, se determinará el tiempo de estabilización del sistema para alcanzar la presión y el caudal justos.

¿NECESITAS PROYECTAR TU SISTEMA DE RIEGO? ACCEDER AL TOOL

2021-04-13T14:44:03+02:00julio 17th, 2020|Guías de riego|0 Comments