Controlar el sistema de riego por goteo es fundamental para garantizar su funcionamiento seguro y de larga duración, evitando los que pueden ser obstáculos accidentales.

El mantenimiento periódico del sistema de riego por goteo se vuelve en un paso importante que debe hacerse, aún más veces durante el año, para evitar que el sistema se rompa, se obstruya y se llene de sustancias indeseables como bacterias y algas.

¿Cuáles son, por tanto, los pasos a tener en cuenta?

 

  1. Verificación del sistema

El primer paso para la limpieza y manutención del sistema de riego por goteo consiste en la realización de una inspección visual. Entonces hay que examinar atentamente el sistema y asegurarse que nada sea fuera de lugar o desgastado. Los tubos desgastados podrían escapar en las zonas en las que no se quiere, provocando un gran desperdicio de agua.

 

  1. Líneas de tubos

Para identificar posibles grietas o pérdidas existentes es necesario simplemente pasar la mano por el tubo. Si se encuentra una grieta/pérdida, se puede recurrir a la reparación o a la sustitución de esa específica sección del tubo.

Esta decisión dependerá en definitiva da la dimensión de la pérdida, de la configuración particular y de las preferencias personales.

Hay que tener en cuenta que aún las pérdidas más pequeña pueden causar un gran desperdicio de agua con el tiempo, si no se tratan.

 

Durante la inspección, podría revelarse que las cintas están obstruidas/dañadas por algas y bacterias. Afortunadamente, existen agentes para el control de las bacterias y de las algas que pueden ser añadidos al sistema, que contribuirán a suprimir este problema. Un enjuague cotidiano de cloro es otra buena opción.

Como alternativa, es posible añadir una válvula automática a las líneas de goteo que elimina todo el sistema al final de cada ciclo de riego y disminuye la cantidad de acumulación de lodo en su interior.

 

  1. Filtro

Es necesario controlar el filtro del sistema de riego, y limpiarlo si necesario. Hablando de filtros, si los poseídos están tapados y difíciles de limpiar, podría ser el momento de invertir en algunos filtros a discos. Los filtros a discos son más eficaces en la filtración de agua, más difíciles de obstruir y pueden ser lavados.

 

  1. Emisores

En función del suministro de agua (y de nutrientes añadidos al agua para el riego), los emisores del sistema de riego podrían ser obstruidos con magnesio y sales de calcio.

También los emisores obstruidos sólo parcialmente, todavía pueden crear problemas distribuyendo de forma irregular los nutrientes y el agua en todo el sistema de riego.

Los problemas de acumulación normalmente requieren una limpieza profunda, que generalmente se realiza al final de la temporada de crecimiento.

Un consejo útil para limpiar los emisores es lo de sumergirlos en una solución a base de vinagre.

 

  1. Lavado del sistema al final de la temporada

Al final de cada temporada de riego es necesario eliminar del sistema eventuales obstrucciones y liberarlo de la acumulación de sustancias minerales indeseadas que podrían comprometer el buen funcionamiento del sistema de riego.

Enjuagar las líneas puede ayudar a eliminar la acumulación de material indeseado en ellas como bacterias y sales de calcio residuos.

Es necesario respetar una secuencia predeterminada de lavados para evitar daños a la instalación. Un lavado parcial de hecho no puede permitir el mantenimiento adecuado en función del sistema de riego.

Esta fase es particularmente importante y delicada. Deben utilizarse productos específicos para prevenir eventuales fallos del sistema en la siguiente temporada.

 

  1. Mantener la buena salud del sistema durante la temporada: el desuerado de las laterales

Para evitar la acumulación en los goteros y eliminar las partículas sólidas suspendidas, que pueden prevenir el buen funcionamiento del sistema de riego por goteo durante la temporada, conviene proveer el desuerado de las laterales.

Durante la temporada de riego, las líneas laterales deberían ser expurgadas cada 2-3 semanas. Para realizar el desuerado es suficiente abrir la parte final de la lateral durante 30-60 segundos, hasta que se ve que el agua que sale es limpia.

Para garantizar el desuerado de las laterales del sistema de riego se pueden utilizar válvulas de purga de fin de línea.

Las válvulas de purga son ideales para mantener la perfecta eficiencia de los goteros y para realizar la manutención periódica necesaria para el sistema de riego.

La válvula purga automáticamente el fin de línea de riego al comienzo de cada turno de riego y es particularmente indicada sobretodo cuando el agua que se utiliza es de pésima calidad o en caso de presencia de arena suspendida en el agua.